Trabajo y microemprendimientos decentes

(0) Comentario Escrito el julio 31, 2013 Blog

Columna de opinión de Leonardo Moreno, Director Ejecutivo Fundación Superación de la Pobreza.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Más allá de lo coyuntural y lo polémico que resulta cada año abordar el reajuste del salario mínimo, mi invitación es a realizar una mirada retrospectiva de lo que implica, en parte, esta discusión. A inicios de los noventa, y con más del 40% de la población en situación de pobreza, se adoptó una decisión central para definir cómo aumentar los ingresos de los más pobres. Así, los distintos sectores políticos optaron por enfrentar la vulnerabilidad de miles de familias mediante la entrega de subsidios focalizados por parte del Estado. En tanto, la otra opción, con apuestas a largo plazo, que implicaba fomentar reformas en materia laboral que permitieran el mejoramiento paulatino de los salarios, quedó postergada. La primera opción predomina hasta nuestros días.

 

Si bien el sueldo mínimo se ha ido incrementando desde los noventa, su monto es  muy bajo si miramos lo que hemos avanzando, ad portas de integrar el grupo de países desarrollados según nuestro ingreso promedio per cápita. Hoy una familia de cuatro integrantes, con un jefe de hogar activo y que recibe sueldo mínimo, se encuentra en situación de vulnerabilidad y, lo que es muy probable, su capital humano no le permitirá en las actuales condiciones avanzar a mejores expectativas en el corto plazo.

 

Hasta ahora ninguno de los comandos presidenciales se ha pronunciado en forma contundente sobre propuestas en materia laboral. Y en este aspecto, resulta imprescindible poner al centro de la discusión el concepto de trabajo decente (ampliándolo a microemprendimientos), definido por la OIT como aquél que, entre sus objetivos, facilita el acceso a empleos y oportunidades para el desarrollo de competencias que aumenten la empleabilidad. De esta manera, nos estaremos preocupando de la estructura laboral y de la matriz productiva. Los trabajadores y también los pequeños emprendedores al tener capacitación continua, potenciarán una productividad más efectiva vinculando el trabajo no sólo con una justa retribución económica, sino que también con la construcción del proyecto de vida de millones de chilenos.

 

Tags

, ,



Articulos Relacionados